¿Por qué el loco? ¿Factor de cambio?

S
ólo para alimentar inquietudes, tomemos en cuenta algunas consideraciones (extractos) sobre el loco desde el punto de vista del esoterismo, donde no se ha despreciado su potencial. Aún incluso en las culturas no occidentales el loco es un ser privilegiado; extraño, pero privilegiado, el chamán.

"...símbolo manifiesto del alma humana en su peregrinar terrestre. El Loco que comienza el ciclo muestra el espíritu virginal desprendiéndose de la fuente original, conservando la pureza e ingenuidad de toda alma joven...
El Loco que finaliza el ciclo de experiencias, habiéndose desprendido previamente de su identificación con el mundo lleva consigo sólo aquello que le será necesario para recomenzar una nueva ronda evolutiva. En la India está representado por los renunciantes: personas solitarias que deambulan por las ciudades buscando su verdad interior, llevando consigo sólo lo necesario y fluyendo con la vida.
En el Medioevo, el Loco era un personaje atípico, un ser muchas veces deforme, o bien un enano, el bufón de la corte, -freak- un trovador sin destino fijo, alguien que generalmente no tenía posesiones, no pertenecía a nadie y de quien se desconocía su origen. Pero el Loco “bufón” escondía un milagro, en un mundo estructurado como el de la Edad Media - donde las clases sociales eran inamovibles - él podía llegar a la corte, estar el lado del Rey y burlarse de él sin temor al castigo. De forma tal que el Loco rompe con las estructuras pre establecidas, mostrándose genuinamente sin ningún tipo de máscara social.
El Loco es la conciencia de una vida aprisionada, donde todo corresponde al mundo de la formalidad, de lo socialmente aceptado, de los convencionalismos. Rompe con la rutina, conecta con personas que no corresponden al círculo de conocidos, con aquellos que pueden ampliar el campo de experiencia y confrontar al hombre con lo nuevo y la necesidad de dejar atrás lo caduco
es la potencia del alma, el yo superior, el Sí Mismo en la Psicología Junguiana, es todo lo que yace inconsciente que debe ser realizado.
Representa al ser humano cuando niño, sin los valores familiares, institucionales y sociales; es la esencia interna, el impulso inicial, el punto de máxima ingenuidad. Con el paso del tiempo y los condicionamientos socio-culturales ese potencial se puede ir deformando, olvidando y quedando latente, el hombre cree que ya no le pertenece, parece un sueño infantil.
El Loco es el indicio de que algo dentro está latiendo, es una energía de cambio muy fuerte, implica dejar atrás la vida que se ha venido llevando hasta el momento y comenzar algo nuevo.
Es la incomprensión de aquellos que se oponen al cambio y prefieren mantener las viejas estructuras, cobijados en la seguridad de lo conocido.
El Loco no tiene donde ir, donde llegar, no tiene horario, llega por casualidad. Cuando se detiene entonces se convierte en el Mago".

Puedes encontrar la versión completa en: http://laberintodearcanos.blogspot.com/2006/12/arcano-0-el-loco.html

3 comentarios:

Nestor Araujo dijo...

Holass:
El concepto de Briceño Guerrero que tiene de cultura, como una rejilla por lo que tamizamos la naturaleza es muy interesante, ya que no es el clásico concepto totalizador, pero no aclara, o por lo menos no lo haces tu, la relación entre los modos pautales de comportamientos, el como la cultura brinda y actualiza el corpus mecanico de estos modos pautados de comportamiento. Acá entiendo a mecánico como el conjunto de mecanismos (o modos) por lo cuales se llega un objetivo, que en general es dar sentido a la vida además de preservarla, dentro de los arraigues culturales preestablecidos, o incluso yendo contra ellos.
Son mas bien estos infractores culturales a los que llámanos locos, pero esa es una categoría histórica, por que si uno de esos vence imponiendo dentro de los mecanismos culturales de pautas conductuales, los modos que el practica ya no lo consideramos loco, sino un revolucionario, es de por si un impulsor del cambio cultural.

Gabriel Oliveros D. dijo...

Exactamente, has dado en el clavo. El loco al que me refiero no es el que tiene problemas mentales, no es ese que necesita ser tratado con fármacos; es aquél de quien se cree está loco, pero no lo es, es un revolucionario (y no asociemos el término exclusivamente a la política). Y es un ser importante porque es la constante de cambio en nuestras sociedades.
Con respecto al término "rejillas" de Briceño, apenas quiero ilustrar la forma que mejor describe a toda estructura cultural, y esas rejillas tienen su soporte fisiológico. Luego, lo que ellas contienen, es precisamente a lo que más debemos atender, a la configuración cultural, que es una estructura simbólica, significativa, que determina modos de comportamiento e/o influye en el despliegue de las cargas libidinales de todo sujeto.

deyanira dijo...

estaria encantada de discutir sobre cualquier tema que me propongas. Tu blog me parece muy interesante y tenemos algunos temas en comun. Gracias por enlazarme

 
BloGalaxia